miércoles, junio 14, 2006

De elecciones a selecciones

La gran ventaja de no ser hincha es que se puede gozar con la derrota. Para esta temporada de mundial que llega cada cuatro años (como los huracanes y el fenómeno del Niño), les revelo mi polla mundialista, y anticipo a que equipos le hago fuerza.

En realidad para hacer mi escogencia, no me fío de los ánalisis ni de la poesía del profe Carlos Antonio Vélez (¡que personaje para hacer creer que su trabajo es casi una ciencia exacta!) . Y menos del joven Adolfo. No me importan los esquemas defensivos, ni los planteamientos del técnico. Si "acarician" la pelota, o si "se paran bien" en la cancha. Todas esas expresiones me parecen eufemismos huecos que solo sirven para justificar la existencia y el sueldo de los comentaristas deportivos. ¿Alguién de verdad a escuchado las barbaridades que dicen?

Mi fervor futbolístico está correlacionado con el PIB del equipo. Voy por los paises pobres porque creo que en medio de tanta desgracia que llevan a cuestas se merecen alguna felicidad, que los ricos paises bien pueden cobrar por otro lado: sistemas de salud desarrollados, niveles de ingresos decentes, aire puro, justicia, y todo lo demás.

A los jodidos del tercer mundo, a los marginados, para ellos (nosotros, si hubieramos ido) la gracia de una victoria en una grama verde y europea. Ningún gol de Klose ni de Pirlo vale en alegría lo que vale medio gol de un desconocido moreno que juega en Ghana. ¡Fuerza a los pobres! Se merecen más la fiesta.

5 comentarios:

doodiekins dijo...

estoy muy deacuerdo q ganen los paises pobres seria bueno pues se lo merecen ya q nunca se fijan en estos paises,q por lo menos mojen prensa deportiva y q se sepa en el mundo de su existencia...gano gana???es una equipo..y tambien un pais.

Anónimo dijo...

TODO ESTO ES DISCRIMINACION POSITIVA, QUE DE POSITIVA NO TIENE NADA.

Lorenzo Morales dijo...

No es discriminación de nada. Se llama ser hincha!

Anónimo dijo...

Siendo muy realistas, creo que es mucho más difícil de lograr una alegría en el campo deportivo que aquella conseguida con, por ejemplo, cualquier iniciativa que promueva una educación, una alimentación y una salud mejores. Si, puede ser un paliativo en medio de la tristeza de vivir, igual que lo son los reinados de belleza y los concursos de realities. Pero no creo que debamos seguir dando este tipo de “felicidades", cuando sabemos que la solución es diferente.

Anónimo dijo...

ESTOY COMPLETAMENTE DE ACUERDO