viernes, septiembre 02, 2005

"This is not Irak. This is not Somalia. This is Home!"

Espantoso lo que está pasando en el sur de los Estados Unidos. Mientras desfilaban imágenes dantescas de destrucción y angustia, un reportero de la NBC -con esa mezcla única que tienen los gringos de ingenuidad y de arrogancia simultanea- repetía ante las cámaras: “This is not Irak. This is not Somalia. This is Home!” Yo veía ese horror y completaba... “This is not Haiti, This is not Bangldesh, This is not Cartagena…This is your home”

Insoportable la memez de ese mono sanguinario vestido de presidente de los Estados Unidos que tiene a este pobre mundo cogido del pescuezo (ver su abjecta actitud hacia el tema del calentamiento global). Insoportable ver esas imágenes y al lado oírlo chapucear un discurso en el que parecía que todavía estuviera leyendo ese cuento infantil que tenía entre las manos cuando se enteró que dos aviones se habían estrellado contra las Torres Gemelas. Que angustia pensar que el mundo pende de las babas de ese cromañón de corbata.

Ayer El Tiempo publicó una artículo que dice que pensar en dios alivia la ansiedad y hace soportar mejor el dolor. Entonces me puse a pensar en Dios a ver si se me quitaba la angustia. La angustia de ver la tragedia en el puente sobre el Tigris en Bagdad, después la tragedia de Nueva Orleáns hundida. Yo trataba de pensar en dios pero no sabía si en Alá o en El Espíritu Santo.

Inspirado por dios me puse a hacer analogías y metáforas, y pensaba en lo irónico de todo esto: mientras el mono sanguinario se fue a incendiar el golfo Pérsico, un alud de viento y agua le inundó el golfo de México. Digno del Top 5 de las parábolas santas.

Miles de muertos, de atrapados. No hay comida, no hay agua potable. Y para colmo la orden para evitar el saqueo es tirar a matar.

Vale la pena leer la columna de Paul Krugman en el New York Times.

3 comentarios:

Dr. Jekill. dijo...

Creo que no sólo los gringos no pueden creer que eso esté pasando, sino que todo el mundo está asombrado de lo terriblemente mal que funciona el sistema de emergencias de EEUU. ¡Parece el de Colombia!

Anónimo dijo...

No hay que sorprenderse tanto de la lentitud de respuesta del gobierno gringo: la mayoría de la población afectada es de raza negra, y obviamente, pobres. Las cosas acá son como en todo lado: (no es sólo en Colombia) entre menos plata más jodidos

Mariconsuelo dijo...

El mundo al revés. Los gloriosos USA pidiendo ayuda, alimentos, cobijas a la Union Europea y la OTAN, advirtiendo que no dudaran en disparar a matar a los pobres y desesperados daminificados, ya infectados por el virus de la rabia y dispuestos a todo.
Esta es la gente que dirige el planeta y como los extraterrestres de "signs" (deplorable pelicula), pueden ser destruidos simplemente con agua.
En efecto, dios es vengativo y al parecer dotado de un sentido del humor torcido. Espero con impaciencia los cometarios de los pastores extremistas sobre la razon de esta catastrofe. Segun ellos el tsunami era castigo de dios a los impios. Que decir entonces de Katrina?
En el pais de las paradojas, un mono es rey.